martes, 10 de agosto de 2010

Qué facemos cola toponimia de Zamora



Artículu publicáu no númaru 4 de Contrabando, revista rayana multilingüe pol lingüista Fernando Álvarez-Balbuena:


Qué facemos cola toponimia de Zamora

Unu de los trazos específicos del ser humanu, deriváu directamente de la facultá del llinguaxe, ye la súa “pulsión denominadora”. Las comunidades humanas ponen nome a tódalas cousas que constitúin el sou contornu, seyan elementos de la naturaleza o de la sociedá, de las acciones, de las cualidades de las cousas o de la psicoloxía del individuu: todo ye “materia denominable”, y muita parte del dominiu que’l ser humanu tien sobre’l mediu deriva de la súa capacidá simbolizadora y nominadora.

Una parte importante d’esi procesu denominador ye la que s’aplica al contornu xeográficu inmediatu: los sitios onde vive la comunidá, los sitios onde trabaya, los sitios que ve y que la arrodean son bautizaos con un nome propiu, tan identificador cumo los que se dan a las personas o a los animales. Esos nomes colos que conecemos y denominamos los sitios son los topónimos.

Outramiente, la toponimia (el conxuntu de los topónimos d’una zona determinada) ye’l resultáu históricu, en forma de palabras, de la organización humana d’un territoriu, y tamién –en parte– l’axente d’esi procesu: un “sitiu” nun existe cumo tal si nun tien asociáu un topónimu. D’ahí se deduz la grandísima importancia cultural, histórica y simbólica de la toponimia: esas palabras con proxección xeográfica, con raíces bien fundidas na tierra, que son los topónimos constitúin unu de los elementos que más intensamente vinculan la historia y la cultura d’un pueblu al sou territoriu.

Las motivaciones que llevonen a dar a un sitiu un nome o outru son mui variadas. A veces los topónimos describen la flora (Carbayales, Chaguaceda, Espadañéu, El Folgosu, Gamones, El Robréu, Salce, A Teixeira, Valdespinu, Vime); outras la fauna (Cuelgamures, Llobécianos, Utreira), el mediu xeolóxicu (La Lleira, Pedrazales, El Pedrosu, Seijas), el relieve y la configuración del terrenu (Chaos, Outeiru; Frechas, Valcavao), el tamañu o la forma (Campugrande, Valluluengu; Mámoles), el color (Monterrubiu, Pedralba, Villalverde), la situación (Entrepeñas, Requeixu, Riballagu), las actividades humanas y l’aprovechamientu del terrenu (Escoréu, Llatéu, Porto, Rozas, Veiga, Viñas), el poblamientu (Castru, Probadura, Puebrica, La Viella, Vigu, Villanueva, Villarinu) o las edificaciones (Cabañas, Cubeillu, Grisuela, Palacios, Parazuelu, La Torre); outras veces deixan tresllucir el nome d’un vieyu posesor (Brandilanes, Camarzana, Fermoselle, Galende, Sendín, Unxilde, Valere, Villafáfila), atestiguan la procedencia de los pobladores (Bercianos, Castellanos, Coreses, Esturianos, Gallegos, Llimianos), refiérense a l’advocación relixosa del llugar (Samartín, San Bras, San Ciprián, San Viteiru, Sanamés, Santa Colomba, Santa Croya) o obedecen a outras causas que sería mui llargo precisar (...)

Puedes llier l'artículu enteiru na páxina 23 de Contrabando: